Muchas veces nos cuesta contar nuestra verdadera historia porque muchos creen, en el mejor de los casos, que se trata de una leyenda marketinera inventada, pero la verdad es que en la historia de Anaconda la realidad supera a la ficción. Y sí, tras esta marca hay un cruce de África por tierra desde el Cario a Ciudad del Cabo, un cruce del Atlántico en un velero de escasos doce metros de eslora, mil aventuras y un encuentro en el medio de la selva amazónica con una gran anaconda.

 

Pero más allá de búsquedas personales a través del viajar, Anaconda es un grito contra la industria de los snacks poco saludables, con publicidades engañosas y diseños propios de un museo de antigüedades.

Con nuestra marca, productos y comunicación, pretendemos que pronto las estanterías de los supermercados estén repletas de snacks que le hagan justicia al consumidor del siglo XXI.